MENUMENU
noviembre 11, 2018

8 trucos para que no te duelan los pies con tacones

image

¡Hola chicas!

Hoy os traemos un post que estamos seguros de que os va a servir de mucha ayuda… Pero antes os voy a contar cómo surgió la idea de escribirlo. Y fue viendo un concierto de Beyoncé en Youtube. Y diréis ¿Qué tiene que ver Beyoncé con los tacones? Mucho maifriéns… ¡¡Mucho!! Y es que ¿Quién de nosotras no ha querido ser alguna vez Beyoncé? Subirse a unos tacones y sentir que podemos comernos el mundo…

Pues claro que sí, y la verdad es que tanto con como sin tacones somos muy capaces de hacer todo lo que se nos ponga delante, pero oye… que a una también le gusta llevar sus zapatos bonitos y cómodos y creerse una fashion victim. Porque fliparse de vez en cuando nunca está de más.

Pero la realidad es la realidad, y es que a todas las que llevamos tacones, por muy cómodos que sean, hay ocasiones en las que no podemos evitar ese dolor de pies, bien cuando los estrenamos o cuando nos enfrentamos a muchas horas con ellos puestos, como un evento.

Así que hoy os traemos algunos trucos para que no duelan los zapatos de tacón. Pero trucos que funcionan de verdad de la buena. Prometido:

1. Elige los zapatos correctos

Sí, ya sabemos que a veces nos encaprichamos de unos zapatos que no nos sientan bien en el pie, que no queda nuestra talla o que el tacón es más alto del que estamos acostumbradas a llevar y nuestro cuerpo aguante. Pero somos como somos, y todas en algún momento de nuestra vida, mirando esos zapatos de los que no quedan talla hemos pensado en cortarnos un trozo de dedo para poder llevarlo, o ponerle una plantilla a una talla más porque sí, porque QUEREMOS ESOS Y PUNTO.

Pero amigas… sentimos deciros que es una muy mala idea. Tanto el escoger una talla pequeña e ir con los dedos encogidos como la de poner una plantilla en los zapatos que nos vienen grandes. Y la explicación es muy sencilla:

– Cuando llevamos una talla más pequeña a la nuestra, los dedos no tienen el suficiente espacio como para ir en su posición natural, por lo que tendemos a encogerlos, de forma que sobrecargamos el metatarso, que es el hueso que se compone de los cinco huesos metatarsianos de los pies y que aguanta todo el peso de nuestro cuerpo cuando vamos en tacones. Vamos, el hueso que nos duele de manera descomunal cuando llevamos unos zapatos incómodos. Pues debido a esta sobrecarga, no podemos aguantar los zapatos por más de un tiempo determinado y es que debemos llevar siempre la talla correcta.

– Cuando llevamos una talla más grande zapatos. En la que hemos buscado mil soluciones y plantillas para que no se nos salgan, hacemos exactamente la misma función. Pero ¿Cómo? Si los dedos tienen espacio más que suficiente. Sí, pero al llevar una talla más grande de zapatos, los pies se deslizan hacia adelante, quedando los dedos apretados en la puntera y haciendo la misma función de sobrecarga.

Por lo que debemos elegir bien la talla de zapatos que necesitamos a la hora de comprar zapatos de tacón.

2. Secador

Pero que elijamos correctamente nuestra talla no quiere decir que vamos a ir en tacones como si fuéramos en zapatillas de estar por casa. Así que si hemos comprado un zapato ajustado al pie, tipo salón y queremos asegurarnos de que no nos hagan rozaduras, podemos ponernos un calcetín y darle con el secador, con aire caliente. De esta forma la piel cederá un poquito y nos evitaremos que cedan la primera vez que nos lo pongamos y nos vengan tan ajustados.

3. Discos desmaquillantes

Si lo que nos duele es la planta de los dedos, podemos solucionarlo con unas plantillas de gel para tacones o con unos discos desmaquillantes. ¿Cómo? Muy fácil. Pondremos unos cuantos discos desmaquillantes en la punta del zapato de forma que cuando pongamos el pie lo notemos mullidito. De esta forma aguantemos más horas de plantón.

4. Medio calcetín

Otra opción para evitar las rozaduras es, en los salones de tacón, ponernos un calcetín cortito, que no se vea, tipo pinky. Pero si aún así el calcetín se sigue viendo en el talón, podemos cortar la puntera y ponérnosla, de forma que protegemos los dedos de posibles rozaduras y ampollas.

5. Laca

Si lo que nos ocurre es que el zapato nos chanclea o se nos sale al dar el paso. La solución es muy sencilla. Y seguro que ni os la habíais imaginado… Nos podemos poner un poco de laca en la planta del pie y en el talón. De forma que el pie queda “pegado” a la planta del zapato y al talón y ¡No se saldrá!

6. Crema corporal

Otro truco que funciona es el de poner crema corporal en los zapatos de piel para que queden más blandos, sobre todo en las costuras y en el talón y no nos hagan rozaduras. Debemos poner la crema en la plantilla y el forro y aplicarla bien hasta que se absorba completamente. De esta forma los salones de piel quedarán más suaves y adaptados a nuestro pie.

7. Desodorante

Y si nuestro problema es que tenemos los pies más sensibles que el culito de un bebé. Una solución para evitar rozaduras y ampollas es la de ponernos desodorante en spray por todo el pie antes de ponernos los zapatos. Los polvos del desodorante hará de barrera protectora para evitar la fricción del zapato con nuestro pie.

8. No te quedes parada

Y un consejo muy importante pero que seguro que muchas ya lo sabéis por experiencia propia, es que es muy importante el no quedarse paradas de pie durante un largo periodo de tiempo. Porque de esta forma estamos sobrecargando el metatarso. Cuando andamos, las piernas y el resto del pie aguanta el peso de nuestro cuerpo, pero la postura que adoptamos cuando estamos de pie, paradas, es la que sobrecarga este hueso y la que nos hace que no podamos aguantar.

Por lo que si estamos en un evento, como una boda, en el cóctel debemos dar pequeños paseos o movernos de un sitio a otro para que no nos duelan los pies debido al plantón. Además… Es la excusa perfecta para ir a la mesa de quesos, al cortador de jamón o a por una copa de vino ¿No crees?

Estos son los consejos para que no duelan los tacones que os traemos nosotros, pero si vosotras tenéis más truquitos, podéis compartilos con las demás lectoras en los comentarios. Así entre todas, daremos con la clave para llevar tacones y no sufrir.

No comments yet.

NO TE PIERDAS NUESTRAS NOVEDADES